Gracias, Señor, porque durante todos estos años has acompañado nuestros pasos buscando recursos para hacer de la educación un camino de crecimiento personal y desarrollo de posibilidades.